¡Qué poderosas y grandiosas son las emociones!, nos pueden llevar a experimentar el más maravilloso éxtasis o el temor más destructivo.

-Grethel Quiñones

SOY GRETHEL
QUIÑONES

casada, madre de dos
pequeñas niñas

Estudié la Licenciatura en Administración Financiera en el ITESM, me gusta emprender y desarrollar nuevos proyectos, disfruto mucho salir de paseo con mi familia, una buena plática, salir a cenar con mi esposo, leer un buen libro; me encanta la playa, la llegada de la primavera, los días llenos de sol, la risa y felicidad de mis hijas, la magia de la naturaleza, los animales, me encanta ver la luna llena, lo sutil y puro de la vida y que me hagan reír hasta que me duela la panza.

Desde pequeña fui una niña muy sensible, vivía todo al 1000% de intensidad, tanto la felicidad como el sufrimiento, con las emociones a flor de piel. En mi infancia hubo algunos sucesos que me marcaron emocionalmente; hoy entiendo que siempre he sido muy empática, me involucraba demasiado con los sentimientos ajenos, estaba en medio de peleas y discusiones violentas, asumí roles que no debía tomar, sentía la gran responsabilidad de proteger y ayudar a la que gente que más quería, de ser justa y apoyar a quien parecía tener la razón, quería componer mi mundo, mi hogar, ¿Qué no se supone que a los 5 o 6 años la vida de un niño debe estar llena de amor, seguridad, protección, y vivir en un mundo de color de rosa?

 ¡Ese no fue mi caso! a pesar de ser tan pequeña luchaba contra todo(s) con la fuerza de una leona, al final quedaba exhausta, abatida, con el llanto atorado en mi garganta, (para mí, llorar era un signo de debilidad). Llena de sentimientos de abandono, traición, inseguridad y un miedo que no me cabía en el cuerpo, tuve terrores nocturnos, me aterraba al llegar la noche, no quería dormir porque sonaba cosas horribles, veía personajes espantosos y susurros que me enchinaban la piel.

Entrando a la adolescencia

Parecía que los fantasmas habían desaparecido, tuve años maravillosamente felices durante la secundaria y preparatoria, podría haber jurado que todo había sido una pesadilla ¡pero NO! Lo mejor estaba por venir.

Entrando a mis 20 años mi sistema nervioso estaba fuera de control lo que me generó colitis nerviosa crónica, migrañas incapacitantes, estrés al máximo, depresión, crisis de pánico, ansiedad, pérdida de apetito lo que me hizo bajar de peso exageradamente fui diagnosticada con principios de anorexia nerviosa y la cereza del pastel…. ¡ja!, me detectaron un problema neurológico que tuvo su origen en mi nacimiento y le había dado la gana aparecer en ese momento; era yo una mezcla perfecta de fatales emociones con una generosa cantidad de manojos de nervios.

Con los síntomas al tope, en lugar de estar bailando en un antro, ir a fiestas con mis amigos, estudiar y hacer mis trabajos universitarios como Dios manda, disfrutar de mi novio y de las experiencias que todo ser humano vive a esa edad, no quedó otra alternativa que programar una visita al hospital para meter en cintura todo mi relajo. Con un montón de medicamentos antidepresivos, ansiolíticos, terapias psicológicas y psiquiátricas guiadas por rimbombantes y recomendados personajes profesionales y pues otros, sinceramente no lo eran tanto (ahora que los recuerdo creo que estaban más locos que yo). El viaje por este proceso duró 5 años y el alivio fue llegando poco a poco.

¿Qué había sido ese lapso oscuro de mi vida,
cuál era el objetivo de vivirlo?

Aquellas situaciones desgastantes que destrozaron a mi niña interior en mis primeros años de vida no habían sido entendidas y comprendidas con mi razón, con juicio crítico compasivo, mi cabeza lo registró como daño inminente hecho con alevosía y ventaja, me encerré en un papel de víctima en donde figuraban los grandes culpables. Había sido un impacto emocional que no viví de la manera adecuada, me convertí en una personalidad aprehensiva, agresiva, inestable emocionalmente, nerviosa, estresada, controladora y manipuladora; no sabía entregar a nadie mi confianza y mis sentimientos más puros por miedo a la traición y sufrimiento.

En efecto, la memoria olvida, la conciencia calla, pero el cuerpo y alma siempre dicen la verdad y no paran de hablar y enviar mensajes hasta que te detienes a escucharlos con el corazón.
La llegada de mis hijas y el formar mi propia familia me impulsó a entrar en una sanación más profunda. Para curar mis síntomas físicos, tenía que trabajar con mi alma, con mi niña pequeña, con mis propios demonios.

Mi nuevo camino me ha llevado a conocer a mis grandes maestros, (no todos han sido personas), han llegado sueños, acercamientos y experiencias espirituales, libros, sabios personajes, sincronía cósmica universal (Dioscidencias) y cada uno de ellos, fueron ejes de conocimiento. Amorosamente inicié un diálogo con mi alma, quién me hizo entender que somos nosotros mismos los que creamos esas experiencias desde un plano kármico o almático necesarios para reconocer nuestra verdadera esencia y sabiduría infinita.

Mi nuevo camino
me ha llevado...

A conocer a mis grandes maestros, (no todos han sido personas), han llegado sueños, acercamientos y experiencias espirituales, libros, sabios personajes, sincronía cósmica universal (Dioscidencias) y cada uno de ellos, fueron ejes de conocimiento. Amorosamente inicié un diálogo con mi alma, quién me hizo entender que somos nosotros mismos los que creamos esas experiencias desde un plano kármico o almático necesarios para reconocer nuestra verdadera esencia y sabiduría infinita.

Vivimos en un plano dual y para impulsarte a tu luz interior tienes que ir a conocer tu oscuridad más profunda y tomar conciencia plena de quién eres y qué quieres experimentar; creo fielmente que cada paso y experiencia en esta vida es necesaria para nuestro ascenso en un propósito superior.

Hoy comprendo todo lo vivido desde la conciencia plena de mi alma, me siento infinitamente agradecida con todos y cada uno de esos personajes y escenarios que sacaron lo más oscuro de mí, me pusieron cara a cara con mis más profundos miedos y temores; doblé las manos, me rendí, acepté y abracé mi sombra, mi dualidad ¿y por qué no hacerlo? es parte de mí, y me dejó una majestuosa enseñanza.

Agradezco cada nuevo amanecer, mi salud, la salud de mis hijas, de mi esposo, de mis padres, hermana y de toda mi familia, la comida diaria, el techo donde vivo, el agua, el aire que respiro y la cantidad de cosas que aprendo día con día y que me indican que estoy en el camino correcto.

No soy perfecta, ni camino por la vida pretendiendo ser iluminada o un Dalai Lama, simplemente SOY YO con mi LUZ Y OSCURIDAD, me permito enojar, llorar, gritar, pero me doy momentos de diálogo con mi alma donde viene el entendimiento y la compasión que me hace comprender las cosas desde otra perspectiva, desde mi conciencia divina.

No hay nada ni nadie a quién perdonar, no hay víctimas y verdugos, no hay reproches, ni venganzas, no hace falta dar disculpas, fue mi elección y experiencia de vida, por ella logré ser lo que hoy soy. Duele mucho ver tu reflejo en el espejo de la oscuridad, pero es tu más grande maestro, mi sombra me ensenó que…

¡SOY GRATITUD, ABUNDANCIA, SALUD, TOLERANCIA, PACIENCIA, COMPASIÓN, COMPRENSIÓN, SOY PAZ, GENEROSIDAD, TRANQUILIDAD Y LOS MEJOR DE TODO ES QUE SOY AMOR,
SOY INMENSAMENTE FELIZ Y LO MÁS LINDO QUE TENGO… ES MI HISTORIA!

CERTIFICACIONES

  • Máster en Aromatología y Aromaterapia Integrada. Barcelona España. Desde 2014 a la fecha.
  • Trofóloga y especialista en Alimentación Alcalina certificada por el iNat (Instituto Nacional de Trofología) Monterrey NL, 2014.
  • Thetahealing ADN Básico Practitioner.
  • THInK México, Chihuahua, Chih. 2014
  • Health Coach y Nutrición Holística certificada por el IIN (Institute for Integrative Nutrition) New York,
    NY 2015
  • Instructora de Yoga Kundalini certificada por KRI (Kundalini Research Institue) Chihuahua, Chih. 2016
  • Terapia Regresiva Reconstructiva. Nivel 1 Practitioner. OMTRRA. Chihuahua, Chih. 2017

Diplomados

  • Asesor en metabolismo. Natural Slim. Frank Suarez. México, DF 2014.
  • La Canción de Eva y la Danza de Adán. Arquetipos femenino y masculino. Espacio Lago Floral. Escuela de Terapeutas Eduardo H. Grecco. Guadalajara, Jal. 2017.
  • Lectura Emocional del Cuerpo. Centro para el Cultivo de la Salud. Dr. Eduardo H. Grecco. Chihuahua, Chih. 2017.
×
×

Carrito

Regístrate

Obtén
10 %
de descuento

en tu primer compra